La biblioteca popular El Faro funciona en el corazón de Merlo. Un lugar con más de 1.500 libros para reencontrarse con los clásicos y degustar de la nueva literatura.

Borges imaginaba el paraíso como una biblioteca y fue bibliotecario muchos años, guardián del tesoro de las letras. Las bibliotecas son esos espacios infinitos donde conviven muchos lenguajes. Podemos encontrar a Emilio Renzi y sus diarios celosamente guardados por un Ricardo Piglia, al escritor estadounidense Norman Mailer con Los hombres duros no bailan.

Son más de de 1500 ejemplares que le imprimen su aura a este refugio,  que abrió sus puertas en el mes de marzo. Además de tener colecciones de literatura argentina, francesa, inglesa, rusa; y crítica literaria, hay secciones dedicadas a libros de historia y cuentos.

El Faro funciona, en los Almendros 4, de lunes a viernes de 10.00 a 12.00 y por la tarde reabre sus puertas de 18.00 a 20.00. Es atendida por su director,  Juan Antonio Besada;  y lo acompañan: Marisa Rufino; Mario Milazzo; Andreína; Viviana Palestini; Ivana Álvarez y Celeste Ríos.

La idea es que se vayan sumando cada vez más socios porque de alguna forma son los que mantienen viva a la biblioteca.