Cuatro alumnos del Curso Preparatorio Universitario contaron sus experiencias y resaltaron la importancia de que la sede de la Universidad esté en Villa de Merlo.              

Después del acto de bienvenida del lunes en el Centro Educativo N° 27 Santiago Besso, los ingresantes a la Universidad Nacional de los Comechingones tuvieron su primer día de clase en la Casa del Poeta Antonio Esteban Agüero, en Merlo. Ayer, empezaron a cursar el Taller de Matemática. En los próximos días iniciarán los talleres de Estudios regionales y desarrollo sostenible y Comunicación oral y escrita.

“Es importante que la Universidad esté acá, se abren muchas puertas para muchos jóvenes”, dijo Emanuel Chávez, nacido en Villa de Merlo. Emanuel tiene 33 años y se preinscribió en la Tecnicatura Universitaria en Planificación y Ordenamiento Territorial. “Antes no podía estudiar porque tenía que trabajar. No podía terminar el secundario y se me complicó”, aclaró.

Gladys Juana Urquiza, que recorre los casi 20 kilómetros en colectivo desde Los Molles gracias a una beca que le dio la Municipalidad, contó que es su primera vez en una universidad. “Jamás pensé llegar a estudiar en una universidad y menos nacional”, dijo.

“Antes era imposible estudiar, por razones económicas y por la distancia que había con las instituciones, me quedaban muy lejos. Tener ahora nuestra universidad es algo maravilloso”, aclaró. Gladys, nacida y criada en Los Molles, se preinscribió en la Tecnicatura Universitaria en Gestión de Incendios Forestales.

“Todo esto es nuevo para mí. Vengo de terminar el secundario hace poquito tiempo”, dijo Guillermo Carmona, un hombre que apenas supera los 40 y viaja 30 kilómetros en colectivo desde San Miguel para estudiar en la UNLC. El operario del Dique Piscu Yaco se anotó en la Tecnicatura Universitaria en Planificación y Ordenamiento Territorial.

“Es una apuesta. A veces hay que dejar de hacer cosas en la casa o en el trabajo para estudiar en la Universidad”, contó. Guillermo valoró la cercanía de la sede de la UNLC con el lugar en el que vive desde que nació y dijo que esto ayudó a que tomara “la decisión de seguir los estudios”.

Ana María Sosa, por su parte, se preinscribió en la Tecnicatura Universitaria en Planificación y Ordenamiento Territorial. Ana María, que vive Cortaderas, consideró que estudiar en la Universidad la puede “formar mejor como persona y lo que aprenda le puede servir a la sociedad”.

“Hace poquito tiempo terminé el secundario”, contó. Además explicó que como antes no tenía una universidad cerca no tenía la proyección de alcanzar un título profesional.

Hasta el viernes 7 de julio, los preinscriptos cursarán el CPU. En agosto comenzarán las clases de las primeras tres carreras de la universidad merlina.