El reconocido escultor de Villa de Merlo colaboró en la etapa fundacional de la Universidad. Actualmente es una personalidad de consulta de la institución. Ayer fue distinguido por el Concejo Deliberante.  

Este jueves, el Concejo Deliberante de Villa de Merlo declaró “ciudadano ilustre” al reconocido escultor Juan Carlos Ortega. Un artista comprometido con la comunidad. Un hombre que ayudó en los primeros pasos para que la ciudad serrana cumpliera el sueño de ser sede de la Universidad Nacional de los Comechingones.

En una entrevista con el equipo de Comunicación de la UNLC (ver video), Ortega recordó la idea que trajo a la Villa turística el senador Adolfo Rodríguez Saá en sus tiempos de gobernador de San Luis y contó que, el por entonces intendente, Julio Falco lo invitó a formar parte de la comisión que con el tiempo desembocó en la Fundación Pro Universidad Nacional de los Comechingones.

El artista rescató la importancia que tenía por aquellos tiempos la creación de “una universidad que viniera a satisfacer las inquietudes de los jóvenes de la región”.

“Después fui convocado por la rectora Agustina Rodríguez Saá para expresar mi opinión sobre los alcances de los contenidos, con ánimo de tener una visión muy amplia”, dijo.

También contó que “el proyecto es muy bienvenido” en el Valle del Conlara y en Traslasierra, Córdoba. “Es un honor y una satisfacción poder hacer un aporte”, agradeció el escultor.

Para Ortega, “que una casa de altos estudios tome el nombre de los pueblos originarios” lo hace sentir “reconfortado y orgulloso”.