En la Charla Abierta “El rol de la mujer en la ciencia”, la reconocida científica elogió a la Universidad Nacional de los Comechingones, porque nace con “buenos valores”. Además anheló que un día “se celebre el día de la igualdad de oportunidades para mujeres y varones”.    

La Universidad Nacional de los Comechingones, que conduce la rectora Agustina Rodríguez Saá, realizó este jueves la Charla Abierta “El rol de la mujer en la ciencia”. La actividad se hizo en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, que fue el 8 de marzo.

La principal disertante, ante un auditorio colmado con más de 150 personas, fue la reconocida socióloga argentina Catalina Wainerman, en la Casa del Poeta Antonio Esteban Agüero, en Villa de Merlo.

Wainerman es Premio Houssay a la Trayectoria Científica 2017 y “Personalidad destacada de las Ciencias Sociales” por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2015.

Además es doctora en Sociología de la Cornell University y licenciada en Sociología por la Universidad de Buenos Aires. Hasta el 28 de febrero fue por 15 años directora del Doctorado en Educación de la Universidad de San Andrés, en donde hoy es docente y dirige tesis de doctorado y de maestría.

 “Una elige ser Susanita o Mafalda. No hay un chip Susanita, no hay un chip Mafalda, Felipe, Guille o Manolito. Hay circunstancias que a uno o a una la llevan a ser Mafalda, Susanita, Felipe, Guille o Manolito”, ejemplificó en una entretenida charla la reconocida académica, aprovechando los personajes de la célebre historieta de Quino.

También expusieron María Clelia Guiñazú, directora general de Proyecto Institucional y Cooperación Internacional de la UNLC, y Mariana Colotta, decana de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad del Salvador.

“Agradezco la existencia de Merlo. Acá pasamos cinco veranos seguidos con mi marido y mi hija”, dijo Wainerman, que después llenó de elogios a la Universidad Nacional de los Comechingones. “A mí me gustan las cosas nuevas, que nacen aparentemente con buenas madres. Me refiero a la Rectora y a su equipo”, destacó.

“Esta mañana tuvimos una conversación y lo que siento y lo que veo es una voluntad de construir, con mucha polenta y buenos valores. Eso es algo que llena mi espíritu, a mí que pienso en los eventos en los que me muevo con el chip sociológico”, dijo sobre la UNLC.

La socióloga aseguró que a ella le gustaría “que un día, no muy lejano, no se celebre sólo el Día de la Mujer. Me encantaría que se celebre el día de la igualdad de oportunidades para mujeres y varones, para gordos y flacos, para todos”.

El lugar de la mujer en el hogar

Durante la charla, a Wainerman se le ocurrió una metáfora para graficar la composición del hogar en la actualidad: “En el hogar, que es una empresa, hay dos socios, pero no hay capital y trabajo. No son dos socios en trabajo, ni son dos socios en capital. Uno de los socios pone capital y trabajo, y el otro pone capital”.

La expositora contó que el censo de 1970 en la Argentina arrojó que “en el mundo masculino, la cantidad de los que trabajaban iba del 80 al 90 por ciento y en la población femenina era del 20%”.

Cuando uno encuentra esto se da cuenta de que hay dos poblaciones: marcianos y terrícolas. Entonces acá aparece que los hombres no tienen elección, todos van al mercado de trabajo. Pero entre las mujeres hay sólo un 20% que se inserta en el mercado laboral. La pregunta es ¿por qué las mujeres en un 20 por ciento eligieron concurrir al mercado de trabajo y un 80 no?”, argumentó.

“Vivimos en un caldo cultural que sanciona positivamente una cierta división del trabajo y negativamente otra”, sentenció Wainerman en relación al lugar que le da la sociedad a la mujer, que generalmente es criticada, por ejemplo, si trabaja cuando sus hijos son bebés.

La doctora en sociología contó cómo los libros de lectura para niños, desde hace varias décadas educaron otorgándole un rol familiar a la mujer y un rol laboral al hombre.

Sobre el final de su exposición, Wainerman invitó a “pensar juntos” porque es “sensibilizar, ofrecer el banquete de la vida del pensamiento, de la reflexión”.