Los legisladores escucharon a más de 30 personas que se acercaron a presentar sus ideas y propuestas sobre la actividad nocturna merlina. El viernes próximo se realizará la segunda parte de una audiencia maratónica.

La primera parte de la Audiencia Pública para debatir por la nocturnidad en Villa de Merlo, tuvo la impronta de una masiva presencia de jóvenes, dispuestos a aprobar o reprobar las alocuciones de las personas que expusieron.  A través de la audiencia se busca que los ediles puedan escuchar las posturas de los vecinos y elaborar una ordenanza actual sobre la nocturnidad, que de pueda aplicar con realismo. Uno de los objetivos es que el entretenimiento de los jóvenes tenga una buena convivencia con el resto de los vecinos, además de la seguridad para todos los sectores, horarios, zonas y otros aspectos.

Padres, docentes, empresarios, vecinos y muchos estudiantes se juntaron a las 10 en el Centro de Jubilados para plasmar sus ideas. El encuentro se extendió durante seis horas. En el inicio de la audiencia los primeros vecinos señalaron que al momento de realizar el proyecto de ordenanza se debe tener en cuenta la seguridad edilicia de los lugares, los controles, la regulación del alcohol, y zonas para el emplazamiento de boliches. Muchos coincidieron en que deben estar apartados de la ciudad y principalmente del centro.

“Que la noche sea para la diversión y no para la perdición”, expresó una de las mujeres que habló. Otra voz propuso la idea muy cuestionada de que la diversión sea de día y no más de noche. Un vecino dijo que lo más importante es que se realicen los controles por parte de la municipalidad y la policía.

Otra de las voces que sonaron en la mañana, enfatizó sobre la problemática del alcoholismo infantil (entre los 12 y los 17 años). Habló de que se generan violaciones, ataques con armas blancas, embarazos no deseados, daños psicológicos e intoxicaciones. Además habló de las drogas, problemas de salud que se generan y adicciones en edades tempranas. También dijo que no se deben cerrar los boliches, ya que no sería una solución. Que los jóvenes tendrían que tener mayor variedad de lugares nocturnos y propuestas para el ocio. Algunas posturas expresadas fueron cuestionadas muy por los jóvenes y algunos adultos presentes.

ESTUDIANTES Y EL PELIGRO DE LA LEJANIA

Por su parte los estudiantes pidieron que los boliches estén dentro de la ciudad, en la zona céntrica con insonorización de techos y paredes. “Si vamos a bailar a cinco kilómetros de nuestra casa, estamos en peligro”, dijeron. Otros propusieron que algunas calles céntricas se conviertan en peatonales, entre otras ideas que sonaron durante las primeras horas de audiencia.

El viernes próximo será la segunda parte de la audiencia sobre la que luego los concejales trabajarán en la elaboración de una ordenanza que logre la convivencia entre jóvenes y adultos.  (Fuente: Infomerlo)