El coordinador de la Tecnicatura en Gestión Integral de Incendios Forestales de la Universidad Nacional de los Comechingones, ingeniero Franco Todone, habló en Cadena de Noticias sobre los incendios en San Luis.

“Cada ciudadano, los medios de comunicación, autoridades, docentes e investigadores debemos, entre todos, construir una cultura del riesgo, porque hoy lo que nos pasa que es que no tenemos en cuenta ese riesgo”, declaró Franco Todone, coordinador de la carrera de Tecnicatura de Incendios Forestales de la Universidad Nacional de los Comechingones, en una entrevista concedida la red de emisoras radiales de Cadena de Noticias de San Luis.

“Dependemos de que los bomberos vengan a resolver el problema. Pensamos que no va a pasar nada y vemos que no es así, que el sistema de combate está siendo superado. Si concientizamos acerca del riesgo vamos a estar más preparados, más atentos y más preocupados por el tema”, agregó Todone.

El especialista explicó que “los incendios forestales constituyen una situación grave a nivel mundial. Antes las grandes catástrofes eran las inundaciones, terremotos, maremotos y ahora son los incendios forestales. Y es muy preocupante”.

“Los elementos que definen este tipo de incendios de magnitud son varios, pero en principio es la gestión de los bosques, la mala gestión que hacemos del monte”, resaltó. Y puntualizó que “los patrones de urbanización hoy en el mundo son más dispersos. Esto de no concentrarnos las ciudades sino que dispersarnos en el medio forestal es una tendencia mundial que genera que la sociedad tenga más contacto con la zona de riesgo de incendios forestales”.

“Antes en San Luis no se veían tantos incendios que se acercaran a las casas, no era común. Y ahora tuvimos varios casos en Merlo, La Punta y Potrero de los Funes. Por eso digo que las causas  de incendio son muchas pero la urbanización y nuestras conductas en cuanto a la urbanización tienen mucho que ver. Y otras cosas que tienen que ver son los abandonos de los campos y el abandono de picadas contra-fuegos”, especificó.

“Nosotros, en la Universidad Nacional de los Comechingones, estamos formando profesionales. En la Argentina, a nivel académico formal no existe una figura de técnico en incendios forestales. Nosotros generamos una propuesta, una carrera de dos años y medio para un chico que tenga un titulo secundario con esta visión de que un técnico colabore de manera profesional para tomar decisiones en cuestiones de incendios forestales.  Es una gestión integral para prevenir los incendios, conocer qué tecnologías hay para anticiparnos a los problemas y cuestiones de regeneración de montes después de los incendios”.

Como todos los años, con el invierno vienen las sequías que abren las puertas al infierno de los incendios forestales, que provocan grandes pérdidas en la flora y fauna autóctona, alteran el agua y desprotegen los suelos. Estas son las razones por las que el Estado recomienda no usar el fuego como herramienta para desechar restos de poda o residuos.

En grandes escalas, los incendios forestales traen como consecuencia enormes pérdidas humanas, medioambientales y materiales y, un aspecto fundamental de estos fenómenos, podrían ser prevenidos.