La asamblea universitaria con participación de los estamentos Docentes, No Docentes y Alumnos sesionó durante el mediodía del viernes en la sede de la Universidad Nacional de los Comechingones. Marcelo Amitrano fue nombrado vicerrector.

El viernes 30 de noviembre de 2018 quedará marcado como otro hito en Villa de Merlo. Por primera vez en su historia, y a cuatro años de su creación, la Universidad Nacional de los Comechingones (UNLC) completó su etapa fundacional y la asamblea compuesta por los estamentos docentes, no docentes y de estudiantes eligieron rector. Por unanimidad y por voto nominal, los integrantes del Consejo Superior eligieron a Agustina Rodríguez Saá. La nominación y toma de posesión del cargo fue seguida por cerca de ochenta personas, en el SUM de la UNLC. Un aplauso interminable acompañó la elección, como también lo fue para Marcelo Amitrano, nominado vicerrector.

No fue solo la elección de autoridades lo que resolvió el Consejo Superior. También se aprobaron, entre otros puntos, modificación al Estatuto de la UNLC, que incorpora el lenguaje inclusivo y el informe de gestión que brindó Agustina Rodríguez Saá a sus 32 meses como rectora organizadora. La autoridad académica destacó la labor en todos los ámbitos, la administración y rendiciones de cuenta -que jamás recibieron una sola objeción por parte de autoridades nacionales- y la dedicación de su equipo para sostener la creación de la UNLC.

“Somos un equipo joven, talentoso, creativo, serio y comprometido. Quiero agradecerles a cada una y a cada uno de ustedes, autoridades superiores, docentes, no docentes y colaboradores por el trabajo diario, por la pasión, la entrega y el esfuerzo que le dedican a la construcción de esta Universidad”, dijo Agustina Rodriguez Saá.

 

MAS AGRADECIMIENTOS

“Quiero agradecer a los estudiantes de esta Casa de Altos Estudios, por su compromiso, por su dedicación y su sentir fundacional. Quiero agradecer especialmente a Mirtha Verbeke de Canta, por sostenerme la mano cuando amenazaba temblar el pulso. Quiero agradecer el acompañamiento en todo este proceso de normalización de mis colegas rectores, de las autoridades de CONEAU.  Quiero agradecer especialmente el apoyo del senador nacional  Adolfo Rodríguez Saá, artífice de la existencia de esta Institución, y a las autoridades del gobierno nacional, en particular al Ministro de Educación de la Nación Alejandro Finocchiaro y de la ex secretaria de políticas universitarias, Danya Tavela, quien además de ser una gran defensora del Sistema Universitario Argentino, fue siempre generosa en su apoyo con esta institución. Quiero agradecer el apoyo de las instituciones locales, en especial del Gobierno de la provincia de San Luis y al Gobernador Alberto Rodríguez Saá, pues sin su respaldo nada de esto sería posible”, dijo Agustina Rodriguez Saá.

Además destacó el compromiso y apoyo de todos “los actores de la sociedad civil, directores de escuela, ONGs que nos acompañan, y muy especialmente a los miembros de la Fundación Pro Universidad, en especial a su presidenta, una de las grandes luchadoras por esta institución, Gloria Petrino, que aún hoy nos acompaña en este camino, siendo muchos de sus miembros parte de nuestra Comunidad Universitaria. Quiero agradecer a la FISAL, por la posibilidad de dirigir el estudio de factibilidad que dio origen a esta Universidad, y al gran equipo de colegas y amigos que me acompañan, desde aquel entonces en esta tarea fundacional”.

Docentes, no docentes y estudiantes posaron junto a la Rectora Agustina Rodríguez Saá.

DERECHOS

Durante su alocución, defendió la ampliación de derechos, el rol de la mujer y la igualdad. Hizo mención a las recientes elecciones en la UNLC con una alta participación, en especial entre los alumnos, muchos de los cuales fueron testigos este viernes de la primera Asamblea de la UNLC, que contó con todas las garantías legales.

“Una universidad no es sólo un aula, ni una pizarra, ni las individualidades que la integran. Es siempre una construcción colectiva. Por eso, las puertas de la UNLC están abiertas para todos, para que juntos hagamos de ella la universidad que soñamos. Tenemos un porvenir por el que debemos seguir trabajando para que la UNLC sea esa universidad pública, abierta, inclusiva, respetuosa de la diversidad y profunda en sus raíces que nos propusimos construir”, dijo Agustina Rodríguez Saá.