La Hora del Planeta consiste en apagar las luces durante una hora, para demostrar que cada persona puede tener un impacto positivo en la lucha frente al cambio climático y tener compromiso ambiental alrededor del mundo, desde proteger bosques y las áreas marinas.

Este 2019 se cumplirán 12 años desde su primera edición realizada en Sídney, cuando 2,2 millones de personas apagaron sus luces como un llamado a la acción frente al cambio climático.

La actividad principal de la Hora del Planeta 2019 consiste, al igual que el resto de los años, en que el sábado 30 de marzo se realice de 20:30 a 21:30 un apagón eléctrico voluntario. Con esta iniciativa, a la que se suman cada año cientos de ayuntamientos y empresas, se pretende concienciar sobre el alto consumo eléctrico que deriva en contaminación ambiental debido al origen no sostenible de la electricidad. A pesar de que la transición energética está ya en marcha, las energías renovables aún no cuentan con la presencia que deberían en el mix energético global, y los combustibles fósiles o la energía nuclear siguen siendo las protagonistas. Por ello, el gesto de apagar la luz cobra tanta importancia de cara al respeto del medio ambiente.

Pero, tal y como se ha comentado, este año la asociación WWF ha querido ir un paso más allá. Aparte de la iniciativa para la reducción del consumo eléctrico, también han propuesto la realización de uno de los siguientes retos: pasar un día sin carne, un día sin plástico o bien un día sin emisiones nocivas.

En 2018, 188 países y territorios participaron en La Hora del Planeta.