La Universidad Nacional de los Comechingones produce pantallas de protección facial para donar a las personas que están al frente de la lucha contra el coronavirus COVID-19. En el proyecto trabaja uno de sus estudiantes, Agustín Alaniz, que aceptó la propuesta y puso a disposición su impresora 3D y su trabajo para la fabricación de una de las partes que componen estas piezas. También participan el docente y director de la Unidad de Laboratorios, ingeniero Jorge Canta y el técnico en Higiene y Seguridad, Gonzalo Chaves del Pino.

La producción, en principio, será entregada al Hospital de Villa de Merlo y a los efectivos policiales que trabajan en prevención y seguridad.

Para esta iniciativa conjunta, además del modelo de diseño, el trabajo requirió filamentos PLA para la impresión y láminas de acetato translúcido, entre otras cosas. El ingeniero Canta aportó los archivos 3D para la impresión de las viseras, piezas fundamentales en la funcionalidad de las pantallas. El criterio usado procuró, al mismo tiempo, velocidad y calidad de producción.

El ritmo de terminación es de unas 20 piezas diarias

“Es nuestra idea ir repartiendo lotes de a 50 protectores faciales”, dijo Canta. En principio, el ritmo de terminación es de unas 20 piezas diarias. Por estas horas, ya está listo un primer lote.