Con motivo de un nuevo aniversario del golpe de Estado de 1976 y dentro de la campaña denominada “A 45 años del golpe genocida, plantamos memoria”, en base a una propuesta impulsada por organismos de Derechos Humanos, la Universidad Nacional de los Comechingones (UNLC) procedió el martes, por la tarde, a plantar cuatro árboles en la sede de la Casa de Altos Estudios de la Villa de Merlo.

La actividad, encabezada por la Rectora Agustina Rodríguez Saá, contó con la presencia de autoridades académicas, y representantes de los tres estamentos docentes, nodocentes y estudiantil.

En el encuentro, los presentes reafirmaron el compromiso como institución universitaria de que en cada árbol que se plantó, se recuerde a los más de 30.000 detenidos/as/ desparecidos/as, asumiendo la responsabilidad de educar a las nuevas generaciones, para que ellas puedan construir marcos de referencia que les permita comprender el pasado reciente y asumir la responsabilidad por el presente y el mañana.

En ese contexto, la UNLC se sumó a esta iniciativa del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y la Administración de Parques Nacionales, con la plantación de una Acacia Visco, una Cina Cina, un Molle de beber y un algarrobo, donado por el estudiante Iván Gayol, de la Tecnicatura en Gestión de Incendios Forestales.

“Es una fecha sumamente movilizante, no solo para las argentinas/os, sino también para las Universidades Nacionales, donde docentes, nodocentes y estudiantes sufrieron la persecución militar y la quema de libros”, dijo la Rectora de la UNLC.

A su vez, se recordó el párrafo que encabeza la iniciativa de esta campaña donde dice: “la Memoria, al igual que la semilla, viene cargada de futuro. Contiene toda la información genética para poder llegar a ser el árbol que late en su destino. En tiempos de incendios, deforestación y cambio climático, invitamos a plantar vida como un acto de memoria y futuro. Porque el recuerdo de cada compañera/ro detenida/do desaparecida/do trae consigo el legado de lucha por un país más justo y solidario”.

“Con estos árboles miramos hacia adelante, a la futura generaciones y decimos NUNCA MAS”.