Este año se cumplen 45 años del golpe cívico-militar que derrocó un gobierno constitucional y abrió paso a la última dictadura que ha sufrido nuestro país.

Fue un período en que las universidades nacionales sufrieron la represión en múltiples planos: estudiantes, docentes y nodocentes desaparecidos; intervención; cesantías; detenciones; persecuciones; quema de libros.

Pero en San Luis recordamos especialmente la desaparición del primer rector que tuvo la Universidad Nacional de San Luis, Mauricio Amílcar López.

La violación a los derechos humanos -sistemática y planificada- que ejercieron las fuerzas represivas, quedó primero expuesta en el “Nunca Más” y luego en el histórico juicio a las Juntas Militares.

Después llegaron los recientes juicios por crímenes de lesa humanidad, que sirvieron para dejar atrás las leyes de Obediencia Debida y Punto final, también llamadas “leyes del perdón”.

En ese contexto histórico, ahora atravesado por la pandemia de Covid-19, las universidades tenemos un rol clave en la defensa de la democracia, en la construcción colectiva de memoria y en la búsqueda de la verdad y la justicia.

Por eso decidimos sumarnos a la campaña “Plantamos memoria” convocada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, la Administración de Parques Nacionales y las organizaciones de derechos humanos.

Un representante de cada uno de nuestros estamentos (estudiantil, docente, nodocente) plantará un árbol nativo como símbolo de la memoria.

La convocatoria oficial, a la que adherimos, expresa: “La Memoria, al igual que la semilla, viene cargada de futuro. Contiene toda la información genética para poder llegar a ser el árbol que late en su destino. En tiempos de incendios, deforestación y cambio climático, invitamos a plantar vida como un acto de memoria y futuro. Porque el recuerdo de cada compañerx detenidx desaparecidx trae consigo el legado de lucha por un país más justo y solidario”.

En estas horas también queremos rendir homenaje a los organismos y agrupaciones que llevaron adelante su lucha con todo el coraje, aún en las peores circunstancias: Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S, APDH, MEDH y muchas otras instituciones y personas que fueron pilares de los derechos humanos en Argentina.

¡NUNCA MÁS!

Mag. AGUSTINA RODRÍGUEZ SAÁ 

Rectora Universidad Nacional de los Comechingones