Hablamos con José Luis Rosas, profesor de la Catedra de Fotografía de la licenciatura de Artes Visuales de la Universidad Nacional de los Comechingones (UNLC), que acaba de recibir el premio Polo Godoy Rojo por su trayectoria en Cine y Artes Audiovisuales.

José Luis Rosas está entre la añoranza y la melancolía, siempre cerca del volver. Cuenta que estudió Diseño de Imagen y Sonido en la UBA, pero que por muchos años estuvo entre allá y acá, hasta que volvió a la provincia con la ley de cine de 2004. Cuenta que en sus 20 años de trayectoria pasó por la televisión y el documental, pero volvió al cine una y otra vez, y siempre vuelve a pensar en sus colegas, su equipo y los suyos cuando habla de su trabajo.

“Estoy muy agradecido, porque vinieron muchas nominaciones de colegas, de compañeros de trabajo” dice José al hablar del premio Polo Godoy Rojo. Deja afuera que el jurado lo eligió por unanimidad y se sonríe cuando se le hace la mención.

El galardón a la trayectoria en “Cine y Artes Audiovisuales” otorgado por la UNSL llegó a buenas manos. José empezó a trabajar “desde el oficio” según dice, en el equipo de cámaras, recorriendo el camino de la cinematografía. Ya desde su época de estudiante pudo trabajar en lo audiovisual y tiene “cientos de horas de documentales encima” y muchos amigos, colegas y compañeros en su andar.

Ya en 2014 fue premiado por su ciclo documental “De Puño y Letra”, que produjo junto a Marcelo Alcaraz (también docente de la UNLC), una serie de documentales de 30 minutos en los que reconstruían hechos históricos a través de cartas. Y en 2016 dirigió “El Cántaro”, un mediometraje que recorrió el mundo, “pasó por varios festivales chicos, en Indonesia, Rumania, Gran Bretaña, Brasil, Perú, también ganó algunos premios” dice José casi como una trivialidad, lo que lo emociona es que “está basado en “La Sed” un cuento de Polo y que por suerte la pudo ver su familia. Les gustó mucho, siempre la comparten” dice entre sonrisas.

José mira a las personas, creé en el talento que hay en San Luis y la vocación de oficio del arte audiovisual. Encuentra pasión y creatividad en los sanluiseños y es en lo primero que piensa cuando habla del cine en la provincia. Al reflexionar sobre la carrera de Artes Visuales de la UNLC de la que es profesor -en la catedra de Fotografía junto a Gabriel Villazón (titular) y María de la Paz Viñals- ve la creatividad y las ganas que tienen los alumnos. “Sabemos lo difícil que fue este último año, pero gracias a Dios pudimos trabajar en algunas materias como es fotografía de manera digital. Hay que encontrarle la vuelta, pero vos ves la energía y el entusiasmo de los estudiantes de Artes Visuales” comenta y cierra “la verdad que veo un semillero enorme en la Comechingones y en Merlo.”