El INA resultó seleccionado con el Proyecto «Producción de Agua Segura para consumo humano a escala doméstica: Validación de un dispositivo de desinfección solar de bajo impacto ambiental y económico, para la purificación de agua de lluvia», en el que estará trabajando un equipo conformado por profesionales de las Subgerencia de Servicios Hidrológicos (SH) y la Subgerencia Centro de Tecnología del Uso del Agua (CTUA), con apoyo de la Universidad Nacional de los Comechingones (UNLC).

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), junto con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, finalizó el proceso de análisis de las propuestas a la convocatoria “Ciencia y Tecnología contra el Hambre”, donde se presentaron 451 iniciativas de grupos de investigación y desarrollo de todas las provincias del país pertenecientes a: CONICET, INTA, INTI, INA, CITEDEF, CIC, CNEA, 51 Universidades Nacionales y 13 Universidades Privadas, entre otras instituciones científicas y tecnológicas nacionales o provinciales.

Dicha propuesta surgió en el marco del convenio vigente entre el Instituto Nacional del Agua (INA) y la Universidad Nacional de los Comechingones, y contó con la participación en calidad de investigadora responsable de la Mg. María Fernanda Lopolito, docente de la UNLC, y de la Secretaria de la SIIP, Dra. María Clelia Guiñazú, quien interviene como experta del grupo de investigación y desarrollo.
La elaboración de la propuesta se enfocó en la desinfección de agua de lluvia mediante rayos UV presentes en el espectro de radiación solar utilizando un dispositivo Concentrador Parabólico Compuesto (CPC) a escala doméstica, para producción de agua segura, en el predio que el INA posee en la localidad de Ezeiza, provincia de Buenos Aires.

El proyecto se orienta a desarrollar y validar un sistema de tratamiento, que a futuro pueda replicarse y constituirse en una alternativa de acceso al agua segura para habitantes de comunidades pequeñas, dispersas, aisladas y marginadas en zonas con disponibilidad limitada en cuanto a cantidad y calidad del recurso hídrico, sin acceso posible a redes de abastecimiento convencionales, promoviendo el consumo sustentable y aprovechamiento del agua de lluvia como fuente de consumo, a través de la educación y transferencia del know-how a los propios beneficiarios usuarios del sistema.
Asimismo el proyecto presenta posibilidades de abordaje de brechas de género, pues ofrece una alternativa de recolección y almacenamiento de agua en el hogar contribuyendo de esta forma a reducir el esfuerzo asociado a la actividad de acarreo de agua desde largas distancias, actividad realizada generalmente por mujeres y niños ante la ausencia del hombre que ha debido salir a trabajar o que se ha alejado permanentemente del seno familiar.

El objetivo de esta convocatoria fue impulsar y fortalecer la integración del conocimiento y de los desarrollos tecnológicos y sociales vinculados a soluciones para el acceso a la alimentación y al agua segura, así como al abordaje de la vulnerabilidad socio-ambiental, a la planificación nacional y local de las acciones comprendidas en el Plan Nacional “Argentina contra el Hambre”.

De este modo, se apunta a contribuir desde el sector científico-tecnológico a potenciar las acciones públicas que busquen revertir problemáticas como la malnutrición infantil, la emergencia alimentaria y la pobreza en todo el territorio nacional.

Los proyectos seleccionados serán financiados por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) a través de la Secretaría de Asuntos Estratégicos (SAE).