La Universidad Nacional de los Comechingones (UNLC) representada por la Rectora, Mag. Agustina Rodriguez Saá y la Estancia “El Corralito”, con su propietario Ing. Agr. Sergio Quiroga Céliz rubricaron un convenio marco de colaboración, cooperación y asistencia recíproca, basado en la necesidad de complementar esfuerzos para fortalecer un mejor cumplimiento de sus respectivas funciones, misiones y objetivos, permitiendo brindar un mejor servicio a la comunidad.

El acto se desarrolló en la tarde del martes 26 de octubre y dentro de las cláusulas del convenio se destaca acordar, establecer, promover y desarrollar relaciones de complementación, cooperación y asistencia de carácter académico, de investigación, transferencia y difusión. Dichas relaciones se efectivizarán mediante la adopción de medidas de coordinación y acción en común con las áreas de las carreras afines que forman parte de la oferta educativa de la UNLC y en la realización de estudios, investigaciones y/o acciones que den respuestas a las necesidades de las partes y la comunidad.

“Este convenio tiene la finalidad entre la universidad y el establecimiento de realizar prácticas en el campo. “El Corralito” tiene particularidades de interés para la universidad, con esquemas de manejo integral y compatibles de bosques nativos, con una gran diversidad de fauna y flora, esquemas productivos y diversificados ganaderos, es como un establecimiento innovador”, dijo el Ing. Franco Todone, Director del Departamento de Ciencias Ambientales y Producción de la UNLC.

En ese sentido, Todone explicó que “este convenio es de mucho interés para los diferentes espacios curriculares de la UNLC, como recursos naturales, zoología, biología, biodiversidad, gestión del agua, incendios forestales, con un manejo preventivo del campo y con picadas contrafuego”.

En definitiva, agregó que “es un convenio que lo vamos a capitalizar por el lado de las prácticas profesionales y salidas de campo con estudiantes y profesores, esos espacios curriculares que han sido tan afectados por la pandemia”.

A su vez el establecimiento- que está ubicado en Balde de Escudero en la zona de Quines-  tiene infraestructura anexa para el dictado de charlas y capacitaciones en el campo. “Esto es muy interesante porque el docente puede realizar la salida de campo y también brindar un contenido o un concepto dentro de un aula, de una zona más protegida de la intemperie y luego desarrollar la experiencia práctica. Desde el punto de vista didáctico puede ser muy importante”, destacó Todone.