El día sábado 4 de diciembre del corriente, se llevó a cabo una charla abierta sobre “Reserva cognitiva y circadiana: claves para un envejecimiento saludable”, a cargo del Dr. Ramón Ferro, Médico Neurólogo, Especialista en Medicina del Sueño.   

Como parte del dictado de la Diplomatura Universitaria en Actividad Física y Calidad de Vida de la UNLC, el Dr. Ferro, delegado por San Luis de la Sociedad Neurológica Argentina, miembro acreditado de la Sociedad Argentina de Medicina del Sueño, autor de múltiples capítulos de la especialidad en 11 libros de Medicina, de las novelas, “Como la vida misma” (2015), “Para eso estamos” (2019) y “El día crepuscular” (2020), columnista de neurocultura en Infobae Cultura, y orador en noviembre de 2021 en TEDxMardelPlata; brindó una charla en torno a aspectos claves de la neuroplasticidad, es decir, a la capacidad del cerebro de cambiar y adaptarse a nuevos escenarios. Tal como señala el especialista, la actividad física desencadena un proceso de neuroplasticidad cerebral adaptativa, fundamental para mejorar nuestras capacidades cognitivas. A los fines de alentar la neuroplasticidad, debemos por tanto estimular las reservas: motivacional, cognitiva, motora, circadiana y social. “Toda persona puede esculpir su propio cerebro y para ello es clave vivir en medios enriquecidos”.

La colaboración del Dr. Ferro en iniciativas desarrolladas por parte de la Universidad Nacional de los Comechingones no es nueva, ha participado en junio del corriente en las 5° Jornadas de Puertas Abiertas, donde disertó en torno a “Neuroaprendizaje. Herramientas para proyectar tu futuro”; y en la serie de webinarios sobre bienestar físico, nutricional y emocional en tiempos de pandemia, donde expuso sobre “Cómo mantener un cerebro sano y activo en tiempos de pandemia”.

La presente ponencia, en verdad novedosa, hizo hincapié en una temática clave en nuestros tiempos, los trastornos del sueño; estamos entrando en un fenómeno de “deprivación de sueño” que está alterando nuestra fisiología y trae consecuencias tales como: alteración de los ritmos circadianos; somnolencia, microsueños; enfermedades cardiovasculares y trastornos gastrointestinales; riesgo de cáncer y de demencia; trastornos metabólicos y riesgo de diabetes tipo 2; y reducción de la inmunidad celular. Bajo la consideración de la importancia de la actividad física y de la adopción de hábitos saludables, abordados como parte de los contenidos de la Diplomatura, la exposición resultó verdaderamente enriquecedora.