El Capitán de Pájaros cumpliría hoy 105 años. Antonio Esteban Agüero trascendió a su tiempo, siendo fuente de inspiración para diferentes generaciones de artistas. Quedó su gran legado: la impronta agüeriana.

Este lunes se conmemora un nuevo aniversario del natalicio de Antonio Esteban Agüero nacido el 7 de febrero de 1917.

Los caminos de Antonio Agüero y la Universidad Nacional de los Comechingones se cruzan: el gran poeta puntano está en la génesis de nuestra institución educativa, en la fundamentación de su proyecto y también en su primera sede donde comenzó la puesta en marcha de las actividades académicas.

Ese lugar privilegiado, la casa en donde se forjaron letras que cruzaron fronteras y se reunió el conocimiento, en el siglo XXI cobijó el nacimiento de la Universidad Nacional de los Comechingones, bajo la conducción de la rectora Agustina Rodríguez Saá.

Hace más de medio siglo, escapado de las galerías de la vieja casona, frente a lo que hoy es calle Sobremonte esquina Poeta Agüero, un hombre silencioso ocupaba tardes devorando páginas y capítulos.

El poeta murió en la ciudad de San Luis, el 18 de junio de 1970.

“En la leve polvareda del pueblo que suena a silencio y quietud, a cielos blando y pájaros dueños de sombras fugaces, hubo que ser poeta para contarle al tiempo lo que las sierras gritan”.