Este 7 de abril es una ineludible ocasión para tomar conciencia del impacto de la crisis climática y la contaminación, factores que provocan la aparición de nuevas enfermedades. Los expertos sentencian que la crisis climática es también una crisis sanitaria global.

Como todos los años, desde 1950, el 7 de abril es el Día Mundial de la Salud. La fecha recuerda la creación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1948, y este año el lema elegido es “Nuestra Salud, Nuestro Planeta”, en referencia a la estrecha interconexión entre el Ambiente y el bienestar humano.

Actualmente, la contaminación y la crisis climática generan daños que van desde las consecuencias en el organismo de las olas de calor, a la aparición de enfermedades infecciosas como el dengue y la actual pandemia del coronavirus, al agravamiento de enfermedades respiratorias y ciertos tipos de cáncer por efecto de microplásticos y otras sustancias contaminantes en el aire, el suelo y el agua.

Según cálculos de la OMS, cada año se producen más de 13 millones de muertes debido a causas ambientales evitables. Sin ir más lejos, la crisis climática, es también una crisis sanitaria global.

“El cambio climático que acentúa los fenómenos meteorológicos extremos tiene efectos directos e indirectos en la salud de las personas”, señalan los especialistas.  


Por otro lado, las temperaturas más cálidas y húmedas favorecen la propagación de vectores como el mosquito Aedes Aegypti, que transmite enfermedades como el dengue, zika y chikungunya. Ya hay estudios que muestran que este riesgo aumentado puede atribuirse al Cambio Climático.

La propia pandemia del coronavirus, originada en un virus zoonótico, estaría directamente relacionada con la crisis climática y la pérdida de biodiversidad que facilitó la transmisión del virus de una especie animal a la humana según algunas teorías.

(Con información de Télam)