La rectora de la Universidad Nacional de los Comechingones, Agustina Rodriguez Saá fue entrevistada en Radio 10 de la ciudad de Buenos Aires, en el programa “Desde el Conocimiento”, que se dedica a tratar temas universitarios. Aquí transcribimos la nota que fue publicada en el sitio www.desdeelconocimiento.com.ar  

-¿Podríamos hacer un balance de la universidad desde los inicios al día de hoy?

Justo estamos empezando una autoevaluación interna para ver cómo veníamos, con lo que se había planteado en el inicio. Dentro de todo, a nivel objetivo, estamos muy contentos, empezamos en 2016 con nuestro proyecto institucional, con un plan de desarrollo de 5 años teniendo las carreras de ingeniería y este año pudimos lograrlo.

Empezamos con tecnicaturas y logramos la ingeniería, teníamos que demostrar infraestructura, laboratorios, capacidad técnica, cuerpo docente, esto simboliza lo que hemos logrado.

-¿Cómo impactó en la región la llegada de la universidad?

El año pasado tuvimos nuestros primeros egresados, hay una mujer egresada que es madre soltera y su trabajo fue de empleada doméstica: se recibió de técnica y tuvo un impacto enorme. Mucha gente empezó a ver la universidad como una oportunidad. Nuestra universidad tiene carreras muy particulares, son áreas de vacancias: licenciatura en meteorología, paleontología, ciencias ambientales. Ahora abrimos estas ingenierías, que una es ambiental y otra de recursos hídricos, tienen un perfil orientado al desarrollo sostenible, son carreras poco elegidas, hay que estar conciliando entre lo que tenemos y las posibilidades de esos chicos.

Seguramente vamos a poder ir abriendo otras disciplinas, mientras tanto articulamos con otras universidades como nexo para que puedan hacer otras carreras en otros establecimientos.

-¿Ustedes buscaban darle un perfil a la universidad?

Efectivamente, en San Luis hay 3 universidades nacionales: la de San Luis, Villa Mercedes y la nuestra. Cuando se crearon, se buscó que cada una tenga su perfil para complementarnos entre nosotros: Villa Mercedes está orientado a la salud, Comechingones al ambiente y la de San Luis a las carreras más tradicionales. Cuando armamos este proyecto, las carreras técnicas que enseñamos al principio fueron las carreras que nosotros pensamos para el desarrollo productivo del país. De hecho, nos sucedió que cuando el Ministro de Educación de la Nación lanza las becas Manuel Belgrano la mayoría de nuestras carreras eran beneficiadas.

En el medio estuvo la pandemia y estamos tratando de revincularnos con estudiantes para que vean la universidad como una oportunidad, estamos realizando nuestro primer edificio con las becas de infraestructura, nos da identidad y muchos chicos van a poder elegirnos.

-¿Qué pasó en el momento de la pandemia?

Al ser una universidad pequeña y nueva, teníamos un proyecto educativo con objetivos innovadores, y cuatro meses antes habíamos iniciado una formación con el cuerpo docente para hacer el curso de ingreso en forma semi-presencial, se habían empezado a formar en tecnología y nos permitió sortear el primer cuatrimestre de la pandemia. El cuerpo docente se puso la camiseta y salimos para adelante. Tuvimos un primer cuatrimestre tranquilo, garantizamos un piso mínimo y hoy día se están poniendo al día todas las carreras.

-¿Tenemos que recomponer el vínculo con los alumnos?

Sí, la verdad que nos dio muchísimas oportunidades, momentos de reflexión, nos planteamos todas estas cuestiones. Cuando Jaime Perczyk estaba como Secretario de Políticas Universitarias nos reuníamos y nos alentaba a ver qué es lo bueno de la pandemia, nos enseñó muchísimo y va a permitir democratizar: muchos retomaron sus estudios, poder hacer este mix es parte de una evolución del sistema educativo, no podemos quedarnos atrás.