Emplazada en la Sala de Exposiciones de Casa del Poeta, el pasado 4 de junio se inauguró una muestra visual, investigación y experiencia del artista visual Jonatan Kluk, estudiante de la Universidad Nacional de los Comechingones.  

“Intento develar aquello que no hay,

 lo que no se ve, para darle forma e integrarlo

como otro material para el relato”. J. K.

Experiencia, creación en vivo, ready made, creación en público: ¿Cómo definirías el proyecto de “Sincronizarse con la velocidad del cambio” que se presenta en Casa del Poeta?

Considero que el trabajo es atravesado por varias disciplinas y conceptos, un trabajo propio del arte contemporáneo, no podría definirlo ya que entiendo que se encuentra en movimiento y constante cambio. Podría decir que el trabajo cuenta con sugerencias del ready made en tanto resignificación de los objetos expuestos.

Trabajo con la colección de piezas en papel pensadas originalmente para ser utilizadas como soporte de un dibujo, a partir de repensar este objeto como pieza misma para la composición es donde comienza mi investigación sobre una estética de los materiales que me acompañan. Si bien la muestra se compone a su vez por obras enmarcadas las cuales entrarían dentro de la técnica “dibujo a grafito” desde mi perspectiva las mismas componen un universo que le da soporte, da contexto a lo que se observa en su totalidad, no son obras aisladas, sino que son atravesadas por las texturas y líneas que se encuentran en los objetos.

 La circunstancia experimental de crear parte del material en el sitio podría quizás tocar las fronteras del arte instalativo, no son objetos terminados que se apoyan sobre una base (escultura), sino que la base a su vez juega un papel importante. Los diferentes objetos se ven tensionados unos con otros, hay un enlace entre ellos. Encuentro una relación entre lo que hago y mi entorno, mi contexto, por eso también me pareció importante no olvidarme de la montaña y su incidencia en todo este proceso, y decidí introducirla dentro de la sala en diferentes escalas a partir de la fotografía.

¿Cómo surge en tu creación artística el arte espontáneo y qué ideas, efectos, sensaciones se ponen en juego entre artista, creación y público?

El trabajo surge a partir de la observación de mi propia práctica artística. Contemplando esas pequeñas acciones que tienen que ver con el proceso de realización y orden que encuentro para comenzar la labor de un dibujo, como sacar diferentes hojas, seleccionar una, distribuir mis lápices, elegir la posición perfecta para la lámpara, extender sobre la mesa dibujos anteriores.

Comencé a advertir que en el movimiento de estos objetos encontraba nuevas formas, nuevos gestos que me llevaban nuevamente a otros, a partir de las escalas, de las distancias, de los silencios comencé a trabajar sobre estos módulos efímeros, que se construyen y destruyen en simultáneo. Esta práctica me liberó del peso de definir una obra, de dar por finalizado algo, motivándome a continuar y entender la relación de texturas, colores y memorias que guardan los objetos que atesoro en mi taller.

Este registro sobre mis propios materiales fue un descubrimiento enriquecedor para la creación, entender el proceso como parte de la búsqueda reconfiguró por completo la exigencia de la narrativa asociada a la obra terminada y lo que la misma debe o no contar.

Creo que esta experiencia que estoy llevando a cabo habla de mí y no por mí. Esta pequeña diferencia intuyo me predispone a encontrarme con el público de una manera más cercana, sin “mediación”. Lo que se ve es lo que investigo y lo pongo a disposición.

Sincronicidad y cambio se involucran en un espacio artístico, ¿cómo se configuran espacios donde la creación se vuelve un salto hacia lo imprevisible?

Parte de la estrategia que propongo para la composición tiene que ver con la improvisación, entender cómo los elementos dialogan dentro de un espacio determinado conjuga a la posición de sincronicidad y cambio. No siempre son las mismas arquitecturas, como tampoco siempre son los mismos espectadores.

Esta mirada última es la que al finalizar propone el último riesgo, la imprevisibilidad del que observa es parte del desafío. Esta es la primera vez que muestro el trabajo de manera expositiva, hasta el momento solo lo había compartido de manera escénica, es decir existía una distancia entre los materiales y los espectadores de la práctica.

En esta ocasión los objetos quedan expuestos de manera abierta, sobre una mesa, sin marco ni vidrio que las proteja, puede leerse como una invitación o una provocación a ser removidos, allí es donde suelto y doy el salto a la integración del otro.

A su vez la muestra se compone de obras enmarcadas, en ellas se puede observar el uso de la hoja, el doblez, el paso del tiempo que desde mi mirada intercede dentro del mismo sistema que se encuentra en la mesa. La propuesta de este orden que encuentro dentro del caos es un ejercicio que cualquiera puede advertir dentro de sus propios quehaceres.

En este punto recibí varias apreciaciones sobre la muestra que involucran al movimiento, a las ganas de hacer, de interceder en esos papeles y encontrar otros ordenes, creo que allí hay algo por explorar que tiene potencia y me incentiva a seguir trabajando en esta investigación.

La muestra “Sincronizar con la velocidad del cambio” puede verse en la Sala de Exposiciones, Casa del Poeta (sita en Poeta Agüero 380) hasta el 7 de julio.

Jonatan Kluk en primera persona

Soy Ilustrador, fotógrafo, y artista visual.  Me interesa la transdisciplina de estas artes y como a través del cuerpo, y de las artes escénicas (danza, performance, etc.), se acercan a mi campo de interés las artes vivas. 

Actualmente soy estudiante de la carrera de Artes Visuales de la Universidad Nacional de los Comechingones en Merlo, y desarrollo mi investigación artística en Cortaderas, San Luis donde resido.

Comencé mis estudios en el Instituto Universitario Nacional de Arte en Buenos Aires, y luego de manera independiente y autodidacta me especialicé en técnicas de fotografía, revelado manual, dibujo, serigrafía, ilustración tradicional y digital, y en el uso de herramientas de edición audiovisual. 

Además de desarrollar mi obra, formé parte como intérprete de obras performáticas que investigan la relación del dibujo y la danza. A su vez trabajo en el registro fotográfico en danza y teatro, de numerosas obras y festivales nacionales e internacionales. Como ilustrador y diseñador desarrollo el arte gráfico de diversos proyectos escénicos.